viernes, 1 de noviembre de 2013

Limbo de verano


Tuvieron que pasar catorce veranos para volver. Las calles habían cambiado; nuevas fábricas erigían humeantes chimeneas, fríos edificios de oficinas donde hubo majestuosos portones. Me adentré en los jardines del parque, guiada tan solo por el perfume de aquellas rosas que tantas promesas regalaron, el murmullo del estanque en el que hundimos barcos y sueños y el gorjeo de los pájaros vigilantes de caricias.
El pueblo era otro. Pero allí estaba nuestro banco. Deslicé la mano bajo la tabla quebrada. ¿Qué esperaba encontrar? Parecía increíble que siguiera allí, imperturbable. Aquel ajado recorte en el que apuntamos nuestra próxima cita; vano juego de niños. 05/07/13.
Noté unos pasos a mi espalda. De pie, con ese aire bohemio que siempre combinó con mis ganas de quererte, estabas.

Torbellinos de otoño derribé, ocasos de diciembre quemé, cada mañana de abril soñé. Estás. Te debo, me debes, catorce veranos de besos.

19 comentarios:

  1. Ups! amores de verano, pueblo, encuentros casuales... pues lleva todo los "ingredientes" sobre lo que tantas veces escribo, como para no gustarme!. Precioso arañazo a los recuerdos, a los besos, con una frase final magnifica.
    Un abrazo enorme (ya te lo doy cualquier día de estos otra vez, que ya toca)
    Nos vemos en el camino...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Suso, aunque en esos terrenos, tú eres el rey!
      Éste pertenece a uno de esos borrones que presento en cualquier concurso de relatos. No tuvo suerte y ahora me apetecía compartirlo.

      Nos vemos en el camino, y nos tomamos un cafelito con abrazo, que siempre es un placer ;)

      Un besazo!

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con mi hermano Suso...un "arañazo" que hace que salte uno de un respingo...Evocador cuadro el que pintas...de esos que hacen que le salgan a uno las ganas de cantar, vivir y besar...y por cierto...un beso y un abrazo bien apretao...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por leer tus palabras, merece la pena haber escrito estas frases.
      Me quedo con ese beso y ese abrazo apretao, capaces de calmar y sanar los arañazos más profundos.
      Y otro beso enorme pa' ti!

      Eliminar
  3. Cafés, besos, abrazos... Joer, me estáis dando envidia. Vaya tres.

    Besos y abrazos pa' tos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, Luismi, y te creías que te ibas a librar???
      Una jartá de besos pa ti! :)

      Eliminar
  4. Hay fechas que permanecen imperturbables, como cuchillos para recordarnos lo que fue y lo que ya, no es. Hay amores que se estancan en nuestras venas, supongo.
    :)
    Me ha flipado jiji
    Besitos.

    Miss Carrousel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esas fechas, esas personas y esos recuerdos sobreviven a cualquier tempestad.
      Me alegra que te guste!!
      Besos!

      Eliminar
  5. Me confundiste, sin duda, solo quería pedirte un cigarro.
    Pero estuvo bien, ya te digo.

    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, genial! Si es que al final lo de pedir fuego tiene sus riesgos... ;)
      Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  6. QUÉ...bonito !

    yo fui a un hotel el primer sábado de junio de 2010....y allí no había nadie...mala suerte....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No equivocarías las fechas?? Quizá fue mejor que no hubiera nadie... lo que pasa es que hay decisiones que nunca sabremos si fueron las correctas...

      Eliminar
    2. En una de las muchas cosas que se dicen, nos prometimos -si todo acababa- vernos de nuevo en el mismo hotel 10 años después, el primer sábado de junio....yo no me equivoqué de fecha...ella...quizás si....y estubiera el primer sábado de julio esperándome....quién sabe....la vida tiene estos juegos que nos hacen vivir, ilusionarnos y seguir caminando....

      Un beso...desde Jerez de la Frontera....el viernes, pa'Madriz

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Hubiera sido emocionante, cuanto menos, el reencuentro. Lástima que no todos tengamos memoria y no a todos nos quede una impronta emocional igualmente intensa.
      Qué tendrán los aires del sur que resultan tan inspiradores!

      Eliminar
  8. Hay cosas que permanecen imborrables, pasen los años que pasen. Hay lugares que conservan la memoria. Por siempre. Para siempre.

    Grande Mónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hay personas que, aun sin proponérselo, siempre tendrán su lugar en ese banco.
      Lástima que ese hueco nadie me lo tenga reservado :(

      Eliminar
    2. Pues qué imbécil. Sin más.

      Eliminar