martes, 2 de febrero de 2010

Día inaugural

Hoy inauguro mi blog. Mi humilde blog. Después de mucho tiempo pensando en la idea de hacerlo, al final he caído en sus redes. Esperé un momento sosegado, la calma que sigue a la tempestad, un remanso físico más que mental para abrir mi cajón de sastre y el de todos aquellos que quieran participar.
Tecleando esta entrada siento un cosquilleo. El cosquilleo producido por la ilusión de comenzar algo nuevo pero también por las dudas de hacerlo medianamente legible. La atracción de lo desconocido, de las novedades del día a día.
¿Por qué el nombre de La persistencia de la memoria? Barajé muchos otros pero ninguno consiguió convencerme tanto. Obra conocida también como Los relojes blandos, para Dalí, relojes y memoria se reblandecen por el paso del tiempo. Sin embargo, escribiendo podré recordar experiencias y sentimientos que el correr de las manecillas se encarga de dulcificar....o de borrar. Como dice un proverbio chino: "La tinta más pobre de color vale más que la mejor memoria"

Y para terminar, qué mejor que despedirme con palabras de Jorge Luis Borges. "Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconscientes, ese montón de espejos rotos".

4 comentarios:

  1. Bienvenida a estos blogueros mundos amiga. Comienzas prometiendo con el texto del tiempo, sin duda te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia; además, el fondo y los colores me suenan...jejej. Besos y mordiscos

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Y con lectores como tú, bien merece la pena ;)

      Eliminar